La Fundación Sando ha firmado esta mañana un convenio de colaboración con la Universidad de Málaga con el que se suma al programa de Tesis Industriales de la Escuela de Doctorado (ED-UMA). Mediante esta adhesión, los estudiantes podrán desarrollar sus Doctorados Industriales en Sando, contribuyendo a la transferencia de investigación entre ambas partes.

El convenio se ha suscrito en el Pabellón de Gobierno de la Universidad, entre el rector de la UMA, José Ángel Narváez, y la directora general de Fundación Sando, Esther Sánchez. Ambos han señalado que esta colaboración persigue un objetivo común: “contribuir a la competitividad e internacionalización del tejido socioeconómico a nivel regional y nacional”.

En este sentido, han hecho hincapié en la importancia de este acuerdo, dado el arraigo territorial de la empresa malagueña. “La universidad tiene que estar inmersa en su entorno productivo, y Sando es una empresa muy importante para Málaga”, ha señalado Narváez, mientras que Esther Sánchez ha resaltado que ambas partes “se nutren de la experiencia y el conocimiento”.

El rector también ha destacado la dificultad de hacer doctorados industriales, ya que, para que esto se produzca, el doctorando ha de estar contratado por la empresa, una situación que resuelve este convenio. Por parte, de la UMA también han estado presentes en la firma la directora de ED-UMA, Magdalena Martín; y las subdirectoras de Formación y Calidad y Emprendimiento, Lourdes Rubio y Rosario Arias, respectivamente.

Transferencia de doctores a las empresas
Este proyecto de la Escuela de Doctorado tiene entre sus fines proyectar el programa de Doctorado hacia la sociedad y el tejido empresarial, así como fortalecer la transferencia de doctores a las empresas y enlazar las investigaciones con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Responsabilidad Social Corporativa.

En concreto, este acuerdo permitirá que los estudiantes puedan realizar sus trabajos dirigidos y tutorizados por profesores integrantes de los programas de Doctorado de la UMA y, a su vez, acompañados del equipo de profesionales dedicados al desarrollo de proyectos de investigación en Sando.

En este sentido, con el objetivo de ofrecer una experiencia académica y profesional de verdadero valor, la fundación contratará este año a una investigadora para que realice su tesis, que se llevará a cabo desde la empresa Sando Agua, especializada en el ciclo integral del agua, apoyándola para obtener la Mención Industrial del programa.

En este sentido, la Fundación Sando también aportará el material fungible, infraestructuras y las instalaciones indispensables para desarrollar las tareas derivadas del proyecto de investigación; la formación necesaria en materia de prevención de riesgos laborales y protección medioambiental, así como favorecerá las acciones formación específica para el desarrollo del proyecto.

Innovación para el progreso social
En línea con el compromiso por el desarrollo sostenible, la Fundación Sando destina parte de sus recursos a proyectos de investigación que abordan desafíos en materia social y ambiental, y analizan posibles soluciones alternativas con un impacto positivo.

Con la firma de este convenio, la fundación busca fomentar una colaboración público-privada de auténtico valor para ambas partes. Así como para fomentar práctica esta de referencia en el sector y contribuir al fortalecimiento de relaciones entre el ámbito universitario y el sector productivo, una alianza indispensable para el progreso social.