Andalucía Económica

La Asociación de Directivos de Andalucía, Ceuta y Melilla celebra un congreso en Sevilla

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública, Antonio Ramírez de Arellano, cerró el congreso organizado por la Adacem para conmemorar el 20 aniversario de su constitución. El acto se celebró en la sede de CaixaForum.

09 enero 2019
 

db4828a1-1732-479b-85be-7027e791667e (1)

IMG-20181127-WA0008

PHOTO-2018-11-27-13-22-05

PHOTO-2018-11-27-13-22-10

PHOTO-2018-11-27-13-22-18

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública, Antonio Ramírez de Arellano, cerró el congreso organizado por la Asociación de Directivos de Andalucía, Ceuta y Melilla (Adacem) para conmemorar el 20 aniversario de su constitución. El acto se celebró en la sede de CaixaForum. El acto también contó con la presencia del director territorial de Caixabank, Rafael Herrador, que dio la bienvenida a los asistentes al evento, directivos de toda Andalucía y dio a conocer el gran proyecto de Caixaforum, así como el de Torre Sevilla. Fue Luis Miguel Martín, presidente de Adacem, quien comunicó la marcha de Herrador a Madrid.

En su intervención, Martín indicó: “Ante nosotros tenemos la gran oportunidad para el cambio, es un momento para ser más creativos, y la creatividad nace del pensamiento, la reflexión y la imaginación. La creatividad está provocada por los problemas, contradicciones y agobios. De los problemas tenemos que ocuparnos. En todo caso, nuestra actitud ha de ser de preocupación, de saber prevenir, saber reaccionar ante los primeros síntomas o indicios de que las cosas están dejando de ir como las teníamos previstas. Toca estar despierto, ser capaces de tomar decisiones, a veces drásticas, pero sobre todo hay que intentar que sean acertadas. Transmitir confianza a nuestro entorno, sin engaños, pero sin alarmismos, cuando la situación es seria todos tienen derecho a saber la realidad. Es importante actuar con un moderado optimismo que es un buen antídoto contra el caos, tanto el pesimismo como el optimismo son actitudes altamente contagiosas, y nunca viene mal la receta taurina: parar, templar y al toro”.

En su opinión, “no hay recetas mágicas para salir de esta situación, aquellos que tienen la responsabilidad en las empresas han de seguir unas pautas y unos principios inspirados en el más puro humanismo. Por un lado, incrementar la actitud de servicio, cuidar las relaciones humanas entre el personal. Que exista una comunicación adecuada que implique a todos los integrantes de la empresa, que todos se vean como parte de un objetivo común. El máximo respeto y exquisita atención con el cliente por parte de toda la organización. Una adecuada selección y una formación continua del personal. Liderar con el ejemplo sin autoritarismo y prepotencia, saber adelantarse a los acontecimientos, motivar a nuestros equipos. Cumplir las órdenes con responsabilidad, tener mentalidad creativa, capacidad para reinventar, fuerza para volver a empezar ante los retos que se nos plantean y, por último, tener conciencia social de nuestro entorno, no dar la espalda a nuestro alrededor y que nos mueva la colaboración y la ayuda hacia aquellos que más lo requieren. Los enemigos son la incompetencia y la pereza. Son en estos momentos cuando aflora lo mejor de cada uno, momentos para luchar contra la amenaza que supone la tragedia de no querer luchar para superar los problemas”.

Por su parte, Juan Espadas, alcalde de Sevilla, animó a todos los directivos asistentes al evento a continuar con la estrategias de expansion, creatividad y diversificación que tienen las empresas andaluzas.

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Publica, puso el broche a la jornada, dando las gracias a la asociación por su trayectoria y a los 200 asistenes, directivos de toda Andalucía.