Andalucía Económica

Brandt Europe creció un 14% en 2017, hasta alcanzar los 20,5 millones

El próximo 1 de julio se cumplen dos años de la compra de la antigua Tragusa por el gigante agroalimentario americano. La filial para Europa, Oriente y Medio y África del líder agrícola estadounidense incrementó su negocio gracias en parte a su orientación hacia productos más innovadores y de mayor margen.

12 junio 2018
 

La compañía Brandt Europe, filial del líder agrícola estadounidense para Europa, Oriente Medio y África, cerró 2017 (su primer año de funcionamiento completo tras la compra de los activos de la antigua Tragusa) con una facturación de 20,5 millones, un 14% más que la facturación de 2016. El próximo 1 de julio se cumplirán dos años de la compra de la antigua Tragusa por el gigante agroalimentario americano y Brandt Europe confía en llegar en el presente ejercicio a los 22 millones, lo que supondría por tanto hacer crecer la facturación más de un 22% desde la entrada del capital norteamericano.

La filial para Europa del gigante agrícola americano creció en 2017 no sólo en facturación, sino también en margen bruto casi dos puntos por encima, gracias a la incorporación de productos mayor valor añadido, especialmente en el área de fertilizantes, basados en el potente I+D+i de la compañía matriz y fabricados en España. Concretamente, con la tecnología americana, pero con el desarrollo propio de su laboratorio de I+D, Brandt Europe está fabricando desde su planta de producción en Carmona 35 nuevos productos en su mayoría fertilizantes, aunque también hay adyuvantes y bioestimulantes, que han diversificado la cartera comercial de la compañía, compuesta anteriormente por unos 50 productos fitosanitarios y 30 entre fertilizantes y otros productos para la agricultura.

La incorporación de estos productos representa un salto cualitativo importante en la oferta comercial de la compañía, que trabajaba fundamentalmente en el campo de los genéricos y ahora se introduce en el mercado de las especialidades, productos más exclusivos, con una mayor carga tecnológica e innovadora, muy poca competencia en el mercado español, de mayor valor añadido para los clientes y por todo ello con un mejor margen comercial. Asimismo, supone una apuesta por reforzar la línea de negocio de fertilizantes, cuya oferta ha sido triplicada.

Así, entre los lanzamientos comerciales de alto valor añadido y basados en el I+D+i de la compañía realizados durante 2017, destaca una tecnología de nutrición foliar inteligente (de nombre comercial Smart) que acaba con riegos e inconvenientes habituales de los herbicidas como el amarilleamiento y deterioro de los cultivos, aumentando la producción y mejorando a la par la sanidad de las plantas. Otra gran innovación puesta en el mercado fue un sistema de aporte de micronutrientes, denominado Manni-Plex cuya singularidad consiste en que es reconocido como propio por el cultivo, permitiendo su absorción inmediata y transporte natural por toda la planta. Una tercera gran innovación fue un bioestimulante basado en extractos de dos algas marinas de cepas distintas que optimizan el trasplante de plantas y lanzado como Plant Start.

Junto a la diversificación de la cartera, la antigua Tragusa ha dado otro salto importante en ventas exteriores, que antes de la compra por parte de Brandt representaban aproximadamente el 10% del volumen de negocio, y a finales de 2017 representaron el 20%, superando los 4,3 millones y accediendo a nuevos mercados como Sudáfrica, Turquía, Costa de Marfil, Grecia e Italia, que se han sumado a otros en los que ya estaba la compañía. La idea de Brandt es abarcar desde su filial europea todo el mercado no sólo europeo, sino también de Oriente Medio y África, aprovechando la capacidad de fabricación y desarrollo del I+D del centro de producción y laboratorio de Carmona y su privilegiada situación logística.

En su primer año completo tras la compra de Tragusa, la multinacional de origen estadounidense realizó asimismo una fuerte apuesta tanto por el empleo de calidad como por las inversiones en equipos y maquinaria. Así, en materia de empleo, incrementó la plantilla en 2017 de 50 a 65 personas, con la previsión de que se llegue a final de año a las 70, y formando una red técnica y comercial externa de otros diez profesionales. Todo el equipo directivo de la anterior etapa de Tragusa permanece. Por su parte, en tecnología de laboratorio y producción, realizó una inversión cercana al millón de euros, reforzando la capacidad de fabricación de productos tecnológicamente más avanzados. Esta inversión se repartió entre un equipo de laboratorio y tecnología de fabricación para mejora de procesos y envasado.

El plan estratégico de BRANDT Europe contempla alcanzar unas ventas de 28 millones en 2021, aumentando así sus cifras en más de un 55%, y duplicando las exportaciones e incrementando el peso de los fertilizantes en el volumen de negocio total de la compañía desde el 12% hasta el 22%. “Nuestro proyecto pasa por seguir incrementando la presencia internacional y cambiar el actual mix de productos, apostando por las fertilizantes de especialidad y productos basados en I+D con más margen”, explica el director general de Brandt Europe, Manuel González. Con ello, ha añadido, lograrán incrementar el margen otro 5% en cuatro años.

Brandt Europe operó durante 2017 con la marca transitoria de Brandt-Tragusa, pero desde principios de 2018 se presenta ya en el mercado con la marca única de Brandt.

Sobre Brandt
Brandt es conocida como una de las empresas familiares de mayor crecimiento en los Estados Unidos. Con una cartera de más de 250 productos, Brandt es elegida para cultivos arbóreos, industriales, hortícolas, céspedes y hasta plantas ornamentales. Sus productos se venden en 48 estados de Estados Unidos y 45 países, y cuenta con más de 135 hectáreas de granjas dedicadas específicamente a la investigación y el desarrollo.

La atención a sus clientes globales a través de la expansión internacional es una de las prioridades estratégicas de Brandt en el momento actual. El primer negocio internacional de Brandt fue una sociedad conjunta con Fertinyect, S.A., con sede central en Córdoba, constituida en 2014 para los productos de inyección en árboles. En 2015, Brandt compró Target Brasil Fertilizantes Ltda. en Brasil, proporcionando a la empresa su primera fábrica en el extranjero y una fuerza de ventas nacional en Brasil. Y en julio de 2016, se concretó su adquisición internacional más importante: la compra de los activos de Tragusa, que ha proporcionado a Brandt capacidad de fabricación en Europa y acceso a nuevos mercados y productos.

La nueva Brandt Europe se orienta principalmente a Europa, Oriente Medio y África con una amplia gama de agroquímicos para la protección de cultivos, nutrición de plantas y el control de plagas.