Andalucía Económica

El Centro para Personas Sordociegas de Apascide cuenta de nuevo con la ayuda de Renfeed

La empresa sevillana contribuye al funcionamiento de una instalación que inauguró la Reina Sofía por su carácter único.

12 febrero 2018
 

Foto vista general

Renfeed ha renovado para 2018 su mecenazgo con la Asociación Española de Familias de Personas con Sordoceguera (Apascide), entidad sin ánimo de lucro que gestiona una unidad de estancia diurna y residencia para jóvenes y adultos con sordoceguera única en España. Fue inaugurada en 2012 por la Reina Sofía dado el carácter pionero del proyecto.

La responsabilidad social corporativa de Renfeed encuentra en Apascide uno de los proyectos que más ilusiona a esta marca sevillana, y se suma a su compromiso con el territorio en el que se encuentran enclavadas sus principales plantas, en Salteras (Sevilla). La relación entre Renfeed hacia la labor que se desarrolla en Apascide, ubicada además junto a la fábrica de Renfeed, se traduce en periódicas aportaciones para el mantenimiento del complejo de asistencia social.

El compromiso social de Renfeed fue reconocido en 2013, al lograr el estatus de Patrocinador Plata de la Alianza Empresarial por la Vacunación Infantil, una iniciativa de Gavi Alliance y La Caixa para la lucha contra la mortalidad infantil en los países más pobres del mundo. En los últimos meses, Renfeed ha ampliado su patrocinio al ámbito deportivo, pues apoya la Media Maratón de Mountain Bike de Gerena, y al equipo de fútbol de Salteras.

Con sede central en Salteras, RenFeed mantiene actualmente una plantilla de más de 70 empleados, y genera alrededor de 200 empleos indirectos. Su actividad está destinada a la fabricación de la materia prima con la que se elaboran piensos para mascotas y para la acuicultura.

Además, cuenta con la marca RenBio, que se centra en la retirada y reciclaje de cadáveres de animales. Con ello, tiene un papel fundamental por la eliminación de riesgos sanitarios, pero también en el medioambiente, porque los productos resultantes de la revalorización de estos residuos sirven para biodiésel y para la coincineración en cementeras, contribuyendo en ambos casos a disminuir las emisiones de CO2 y con ello el efecto invernadero que produce el calentamiento global y el consiguiente cambio climático.