Andalucía Económica

ESIC nutre a las empresas de Málaga con una nueva generación de profesionales formados en másteres y cursos superiores

El campus de ESIC en Málaga acogió el acto de graduación de la nueva promoción de postgrado (2016-2017) en la casa diocesana de la capital malagueña. 

13 noviembre 2017
 

El evento, que estuvo protagonizado por los alumnos y padres de la familia ESIC, contó con la presencia de Javier Ferrer, padrino de la graduación y gerente del Museo Carmen Thyssen de Málaga; Antonio Carrillo, secretario general de la Confederación de Empresarios de Andalucía; Carlos Conde, delegado de Economía, Hacienda y RRHH del Ayuntamiento de Málaga; Eduardo Gómez Martín, director general de ESIC e Ignacio de la Vega, director de ESIC Andalucía.

Eudardo Gomez Martin Graduacion ESIC Malaga

Graduacion ESIC Malaga1

Graduacion ESIC Malaga2

Graduacion ESIC Malaga3
 
De la Vega abrió las intervenciones con la bienvenida a los alumnos, a los que brindó una serie de consejos sobre la realidad actual: “La transformación digital de las empresas requiere un nuevo perfil de directivo que puede trabajar en cualquier lugar, momento y ante cualquier cliente. Además, está conectado continuamente y puede trabajar en entornos muy complejos”. El director de la escuela en Andalucía emplazó a los ya exalumnos a “salir de la zona de confort, porque no hay que tener miedo al fracaso” y también a que no olviden nunca que “la formación es un aspecto fundamental para cualquier profesional. Os lleváis de ESIC una indudable mejora profesional y una inmensa capacidad para resolver problemas”, concluyó.
 
A continuación, le habló a los presentes el representante de los alumnos, Diego González, que cursa el EMBA, quien puso en valor la formación que está recibiendo y tuvo guiños cómplices para sus compañeros. 
 
El acto viró hacia los discursos oficiales con la intervención del padrino de la ceremonia, Javier Ferrer, quien tuvo palabras de aliento y reconocimiento al esfuerzo de los recién titulados: “Termináis una formación que os va a cualificar con excelencia en el escenario laboral”. El gerente del Carmen Thyssen también se acercó a los alumnos con una radiografía de lo que les espera a partir de ahora: “Os vais a encontrar con un espacio muy amplio de expectativas: todo cambia de un día para otro. Se presentarán nuevos retos, situaciones difíciles: no tengáis miedo, sed valientes. Vais a encontraros en mundo muy competitivo”.
 
El representante municipal, Carlos Conde, comenzó con un homenaje a los familiares de los titulados por su apoyo durante todo el proceso formativo. Además, revalorizó la formación en marketing, que ESIC imparte desde hace más de 52 años, porque “se encuentra entre las 25 profesiones de mayor prestigio en el mundo”. Conde expresó que Málaga se está posicionando como una tierra de oportunidades, capaz de captar inversiones y “por eso es muy importante que seamos capaces de ofrecer buenos profesionales”. Y destacó que los recién titulados “terminan con una formación excelente para su futuro laboral”.
 
Por su parte, Antonio Carrillo puso de manifiesto que el esfuerzo formativo de los titulados les “coloca en una mejor posición dentro del mercado”, y, a la vez que les animó a que transiten por el camino el emprendimiento, hizo un perfil detallado de la situación de la empresa en Andalucía: “Hay que conseguir más empresas de mayor tamaño y con mayor componente tecnológico. Carrillo también tuvo palabras para ESIC, que “se ha consolidado como un entidad comprometida en la difusión de valores éticos”, certificó.
 
La graduación malagueña puso su epílogo con el discurso del director general de la escuela, Eduardo Gómez Martín, quien desgranó la “apuesta clara de ESIC por el emprendimiento y la formación digital”.
 
Gómez Martín resaltó el buen ambiente entre los alumnos, profesores y personal de ESIC; la consolidación territorial de la escuela; el continuo empeño por la economía digital y la dimensión internacional de la escuela. “El 33% de los alumnos del pasado año son internacionales”, detalló.
 
En este sentido, enumeró los avances en la formación en nuevas tecnologías que están cada día más cerca, como, por ejemplo, sobre realidad virtual o la que tiene que ver con los datos, que “son el activo más importante que tienen las empresas: el petróleo del siglo XXI”.
 
Y también remarcó que el eje de ESIC es “colocar en el centro al alumno y trabajar por su capacitación profesional y su empleabilidad”. Por último, dentro de esa línea estratégica de la escuela por la ética empresarial, pidió a los alumnos que devuelvan a la sociedad “lo mucho que ella os ha dado”.