Andalucía Económica

El Foro de Ingeniería lamenta el proyecto de una Sevilla “inacabada”

Piden la terminación de las cuatro líneas de metro, los pasos norte y sur por la SE40, la conexión ferroviaria al aeropuerto, el dragado del río, el enlace de la Pañoleta y el aumento de la capacidad de los puentes Juan Carlos I, Reina Sofía y V Centenario, entre otras medidas.

20 octubre 2017
 

Foro

Eduardo Gantes, Indalecio de la Lastra, Agustín Argüelles, Ana Luz Jiménez, José Luis de Justo, Juan Saura y Damián Álvarez.

Nace en Sevilla el Foro Ingeniería y Ciudad: Sevilla y su Área Metropolitana con su presentación oficial en la sede del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos poniendo sobre la mesa las grandes líneas de actuación imprescindibles para culminar una Sevilla inconclusa que ha abandonado sus proyectos vitales. Estas son las primeras conclusiones de un foro, integrado por Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos expertos en Urbanismo, Movilidad, Transporte, Recursos Hídricos y Paisaje que se constituyen en observatorio permanente de la ciudad y su entorno.

El doctor ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y Representante Provincial en Sevilla del CICCP, Agustín Argüelles Martín, ha abierto el acto con una exposición bajo el título ‘Sevilla, apuntes para un debate’ en la que ha argumentado que Sevilla ha terminado constituyendo una ciudad de barriadas mal estructuradas, con grandes deficiencias dotacionales, con ciudades dormitorio mal conexionadas en su metrópolis y con problemas de movilidad que se han ido agudizando con los años, contrastando con otras ciudades como Valencia, Bilbao y pronto Málaga. Argüelles ha apuntado para el debate la “ineficacia” de Sevilla para afrontar sus problemas de movilidad, que se han pretendido responder con la “humilde” entrada en escena de la bicicleta y se ha preguntado si tendrían solución a medio plazo.

El experto en Urbanismo Damián Álvarez Sala, ex secretario general de Planificación de la Consejería de Fomento, ha coincidido en la “reforma inconclusa” de la ciudad: “No hay rastro del proyecto de autoridad metropolitana, ni apenas reflejo en los medios de un proyecto de ciudad que ha ido perdiendo fuelle a la vez que imagen, pero que sigue siendo necesario concluir”. Según Álvarez Sala, faltan para la conjunción perfecta de la ciudad los pasos extremos por el río, el del norte y el del sur por la SE-40; la terminación de las tres líneas restantes del metro, el desarrollo del sistema de espacios libres de nivel metropolitano y el dragado del canal de navegación al que el Puerto de Sevilla “parece haberse rendido demasiado pronto ante problemas ambientales probablemente resolubles”.

En el proyecto del metro ha incidido José Luis de Justo Alpañés, experto en Ingeniería del Terreno y Geotecnia, Doctor ICCP que fue consultor en las obras del metropolitano. En su intervención ha defendido que Sevilla “se juega su prestigio y su futuro” con esta “obra fundamental”, que debe ejecutarse al completo. “La ciudad se ahoga” en tráfico y contaminación pese a que los proyectos están terminados hace años. Por ello, ha reclamado a las administraciones el empuje inversor que lo relance sin más pausas ni excusas. El modelo de movilidad actual en Sevilla es “insostenible”, en opinión de Justo Alpañés, y “la alternativa es el metro con sus cuatro líneas”, cuya inversión se estima en 3.706 millones. “Nadie pide que se inicien las tres conjuntamente”, pero sí que se saquen del abandono y se priorice su construcción con la aportación económica de las administraciones públicas. Alpañés ha lamentado que desde 1992 “Sevilla se ha convertido en una ciudad maldita a la que se niegan las inversiones y hasta la navegabilidad de su río”.

La jefa Provincial de Tráfico de Sevilla, de la Dirección General de Tráfico, la ICCP Ana Luz Jiménez Ortega, ha pedido que se siga trabajando para culminar los proyectos iniciados y para desarrollar proyectos nuevos que permitan resolver los atascos de Sevilla y su área metropolitana. En su lista de “necesidades” enumera el enlace de la Pañoleta, y el aumento de la capacidad de los puentes Juan Carlos I, Reina Sofía y V Centenario, buscando soluciones eficientes a medio y largo plazo. Ha abogado por la colaboración y cooperación de las instituciones competentes en tráfico y seguridad vial, sin dejar a un lado a los nuevos actores en movilidad sostenible y segura.

Otra de las asignaturas pendientes de esta ciudad es “enlazar el aeropuerto con un tren de Cercanías o con el Metro. Así lo ha defendido, Eduardo Gantes Trelles, ex subdirector de Operaciones Sur de ADIF y experto en Transporte Ferroviario, quien ha propuesto un acceso con ancho nacional que iría paralelo en su último tramo a la Ronda Supernorte para apegarse a la A4 hasta el aeropuerto. La zona más compleja o más cara, como ha explicado, sería el paso por debajo de la N-IV, que tendría que hacerse subterránea.

En materia de conexiones ferroviarias, Gantes Trelles también ha apuntado la desatención injustificada por Cercanías de algunas zonas de la provincia, que parece “fueran ciudadanos de segunda”. En su desglose ha citado la incongruencia de que la línea C1 no se extienda al límite provincial llegando a Peñaflor; situación que se repite con la línea C5, que muere en Benacazón en lugar de llegar a Carrión de los Céspedes; y ha argumentado la posibilidad de líneas que llegaran a Arahal y a Lora del Río.

En el mapa de la movilidad el foro ha apostado por dar al peatón su lugar en el trazado viario metropolitano, punto en el que ha ahondado Indalecio de la Lastra Valdor, ICCP gerente de Infraestructuras y Territorio y experto en urbanismo y movilidad, defendiendo inversiones para restituir los itinerarios peatonales históricos de Sevilla, “cuya puesta en valor generará patrimonio y mayor accesibilidad territorial”.

Para hablar de Recursos Hídricos ha intervenido el Doctor ICCP Juan Saura Martínez, ex director técnico de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, con su ponencia “Cincuenta años de lucha contra la sequía”. En ella ha concluido que la labor coordinada de las administraciones y las empresas de agua han dibujado un mapa completo en infraestructuras que permite tener agua embalsada para tres años, pese a la sequía actual. El talón de Aquiles se encuentra en el saneamiento, con redes envejecidas, y en la mejora de la depuración.