Andalucía Económica

La presencia de mujeres en carreras tecnológicas no supera el 10% en la UGR

Grupo Trevenque reúne en un desayuno-debate a trabajadoras, empresarias e investigadoras para analizar el papel de la mujer en el sector TIC.

01 junio 2017
 

Fotos trevenque (14)

Fotos trevenque (13)

Fotos trevenque (12)

Fotos trevenque (7)

Fotos trevenque (2)

Los hombres acaparan los manuales de estudio tecnológico y, por extensión, las aulas, los empleos y los puestos de responsabilidad. No es una valoración, es la información que se desprende de las estadísticas. Por ejemplo, por cada 211 páginas de un libro de tecnología de la ESO en las que aparecen referencias masculinas, sólo hay dos en las que se cita a mujeres. Y al observar la matriculación por sexo en carreras tecnológicas en la Universidad de Granada, las mujeres representan el 9.63% del total de alumnos en Ingeniería Informática y el 16.8% en el de Ingeniería de Telecomunicación.

Éstas son sólo algunas de las cifras oficiales expuestas ayer en el desayuno-debate ‘El papel de la mujer en el sector tecnológico’: un evento organizado por la empresa Trevenque con motivo de su XXV aniversario y que congregó a profesionales del ámbito TIC (tanto en investigación y docencia como en el contexto empresarial) y a expertas en igualdad de género con la intención de crear un espacio de reflexión y análisis sobre las barreras, retos y oportunidades a las que se enfrenta la mujer en este sentido.

La actividad, que reunió a más de 50 personas en el centro de datos Cloud Center Andalucía, contó con la presencia de las investigadoras y profesoras de la UGR, Nuria Rico y Maribel García Arenas, y una de las fundadoras de la asociación Geek&Tech Girls, Paloma de las Cuevas, quienes expusieron la realidad numérica de la presencia femenina en el ámbito tecnológico y también analizaron las causas de dicha situación, como por ejemplo la orientación desde pequeñas hacia formaciones más alineadas con los roles asignados a la mujer en su papel de madre y cuidadora.

Por su parte, la abogada y especialista en intervención social con enfoque de género y la creadora de la primera escuela online de formación de género, María Martín, resaltó la importancia de “no descargar más responsabilidad sobre las mujeres” a la hora de luchar por tener más presencia en determinados sectores. “No debemos exigir más a las mujeres que a los hombres, todos hemos sido educados para ser machistas”, afirmó la experta, para quien el principal problema reside en la “educación” y en que se perpetúan comportamientos machistas aprendidos e interiorizados que se manifiestan en ideas, comentarios y actitudes. De ahí la importancia, según María Martín, de que “las empresas se comprometan a ejercer políticas de igualdad que permitan, por ejemplo, algo tan básico como facilitar que las mujeres expongan su opinión”.

Perspectivas secundadas por las hermanas, ingenieras y jefas de desarrollo en Solftware Galdón, Eugenia y Laura Huertas, quienes compartieron también su experiencia como profesionales de un sector en el que se han visto “obligadas a demostrar desde el principio su valía ante clientes y otros empresarios por el hecho de ser mujer”.