Andalucía Económica

Andalucía Económica presenta su XXVII ‘Ranking de las 1.200 Mayores Empresas en Andalucía’

La empresa andaluza se sube a la estela de la recuperación y crece con moderación.

29 mayo 2017
 

MALAGA Ranking 1200 empresas 01

MALAGA Ranking 1200 empresas 09

MALAGA Ranking 1200 empresas 13

MALAGA Ranking 1200 empresas 14

El pasado 26 de mayo en Málaga tuvo lugar la presentación pública en Sevilla de la XXVII edición del ‘Ranking de las 1.200 mayores empresas en Andalucía’, que elabora todos los años la revista Andalucía Económica, y que se ha convertido en una herramienta informativa de consulta obligada entre el tejido empresarial andaluz y nacional.

El acto contó con las intervenciones de José Sánchez Maldonado, consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía; Alfonso Castilla Rojas, presidente del Consejo de Administración de Andalucía Económica; y Javier González de Lara Sarria, presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA).

El Ranking que cada mes de mayo edita Andalucía Económica viene siendo, desde hace 27 años, el reflejo impreso de lo que ocurre en el campo de batalla empresarial. La empresa andaluza ha superado con holgura el curso 2016, aun cuando el escenario no fuera el idóneo para un crecimiento equilibrado y sostenible de la economía. Recordemos que España tuvo durante 315 días un gobierno en funciones, una situación sin precedentes; 10 meses en los que la práctica paralización de la administración pública llevó a nuestro país a estar al ralentí. Pero frente a la adversidad, la empresa privada andaluza demostró estar a la altura de las circunstancias y situó el crecimiento económico en el 2,9%, según la Contabilidad Regional Trimestral de Andalucía.

Esto significa que, por tercer año consecutivo, la economía andaluza ha superado la media de la Eurozona; en concreto, el crecimiento del pasado año ha sido 1,2 puntos superior a la media y más de un punto superior respecto al crecimiento de las economías más representativas del área, como Alemania (1,8%) o Francia (1,1%). Es, por tanto, evidente el ciclo expansivo que viene registrando la economía andaluza desde 2014 y su dinamismo diferencial respecto a su entorno europeo.

Muchos analistas consideran que nuestra economía ha soportado esta coyuntura por los ‘vientos de cola’ favorables, como han sido la política monetaria del BCE, los bajos precios del petróleo o el impulso fiscal. Pero no podemos restar importancia al papel que han jugado las exportaciones –fundamentalmente– y la demanda interna, más privada –por el proceso de creación de empleo– que pública. Ambos factores han sido importantes artífices de este crecimiento económico.

Hay que matizar, no obstante, que el consumo en general ha crecido a un menor ritmo que en 2015: el privado debido a la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y las pensiones, mientras que el consumo público se ha visto perjudicado por la falta de financiación. Como siempre, un fiel indicador de la recuperación del consumo es el incremento de las matriculaciones; en Andalucía, las de turismos y todoterrenos crecieron el año pasado un 12,37% hasta las 127.539 unidades, siendo Jaén, Almería y Cádiz las provincias más dinámicas en este sentido.

De otro lado, si hablamos de la oferta, según la Contabilidad Regional de Andalucía el crecimiento de la economía andaluza ha sido prácticamente generalizado en todos los sectores productivos: primario (+4,3%), servicios (+3,1%) e industria (+1,3%); sólo se aprecia un ligero retroceso en la construcción (-0,6%).

Desaceleración que confirma el Informe Económico que elabora periódicamente Fadeco Contratistas, que para el tercer trimestre del 2016 señala una caída de la licitación en la región de un 32,2% respecto al mismo período de 2015. De esta forma, de los 1.016,97 millones de euros licitados en 2015 se ha pasado sólo a 681 millones de euros. El principal motivo de que la licitación acumulada se haya desplomado es la fuerte contracción de la inversión a cargo de la Administración central, que descendió un 66%.

Lo cierto es que la inversión en general se ha visto muy condicionada por la situación de inestabilidad e incertidumbre política que vivió nuestro país prácticamente todo el año.

Además, la menor inversión en infraestructuras por las diferentes administraciones públicas ha provocado que el consumo de cemento en Andalucía se desplome un 12% en 2016, alcanzando la cifra de 1.859.125 toneladas –los mismos niveles de hace 50 años–.

Construcción y servicios
Estos datos macro, sin embargo, no cuadran con las cifras que arrojan muchas de las empresas del sector representadas en el Ranking, quienes, por el contrario, registran notables crecimientos: Grupo Bonifacio Solís (+23,3%), Grupo Cosentino (+14,24%), Grupo Puma (+5,6%), Guamar (+40%) o Grupo Alvic (+38%).

También llama la atención el crecimiento generalizado registrado por las empresas del ámbito de la ingeniería y la obra civil, a pesar del desplome en las inversiones y licitaciones públicas. Valgan algunos ejemplos: Grupo Azvi (+4,6%), Grupo Ditecsa (+42%), Ayesa (+3,5%), MP Ascensores (+10,6%), Refractarios Alfrán (+19%), Proyectos y Montajes Ingemont (+64%), Datacol Hispania (+21%) o Vialterra Infraestructuras (+88%).

En esta relación ya no podemos citar a la empresa Vimac –especializada en la construcción de infraestructuras eléctricas, hidráulicas, ferroviarias y de telecomunicaciones–, que no ha podido superar el concurso de acreedores solicitado en septiembre de 2016 y ha pedido su liquidación al no poder refinanciar deuda. Vimac, que estaba a punto de celebrar sus bodas de oro, se ha visto afectada por el parón de la obra pública en España, la falta de financiación bancaria y el esfuerzo inversor realizado para su internacionalización.

En el macrosector servicios, la tendencia general es de crecimiento: Reciclados la Red (+81%), Unieléctrica Energía (+70%), Laboratorios Farmacéuticos Rovi (+29%), Aqualia (+4%), Konecta Andalucía (+7,6%), Tressis (+10%), Veiasa (+3,8%), Serunión (+24,1%), Macrosad (+33%) o AGQ Labs (+19%).

El esperado crecimiento del consumo se refleja en el positivo comportamiento de empresas como Tiendanimal (+50%), IKEA (+12,3%), Costasol de Hipermercados (+13,6), Grupo Aromas (+3,3%), Comercial Piedra Trujillo (+1,8%), Maskomo (+5,2%) y Comercial Navarro Hermanos (+8,7%).

Y cómo no, en la evolución al alza de los concesionarios: Sevilla Wagen (+10,6%), Grupo Ávolo (+21,5%), Grupo El Motorista (+15%), Grupo Comercial Autotractor (+19,8%), Syrsa Automoción (+18,21%), y Japemasa Automoción (+15,2%).

También crecen empresas como Grupo Ranchos Reunidos (+20%) y Grupo Hoteles Playa (+14,2%) al calor de la eclosión turística que está viviendo nuestra región en los últimos años. En 2016, Andalucía alcanzó los mejores resultados turísticos de su historia, al contabilizar 28,2 millones de turistas (+8,2%) y 51,5 millones de pernoctaciones hoteleras (+7,9%).

Industria
Distinta es la situación en la industria, sector muy dependiente de comodities como el cemento, el cobre y la electricidad; de políticas regulatorias, sobre todo las energéticas; y de factores exógenos asociados a la globalización que influyen en la oferta y demanda de materias primas.

A este segmento pertenecen algunas de las compañías más relevantes en nuestra región, y muchas de ellas sufrieron el pasado ejercicio un traspiés en su evolución económica.

Es el caso de Cepsa, que lidera un año más el pelotón de las 1.200 empresas, pero ha reducido su cifra de negocio en Andalucía un 20,4%, desde los 14.518 millones de euros de 2015 a los 11.550 del pasado ejercicio. Fuentes de la compañía confirman que la producción en refinerías y plantas petroquímicas ha sido similar a la registrada en 2015, pero ha sido menor el valor de los productos en el mercado.

También encoge su facturación Abengoa, un 73,7%, desde los 5.755 hasta los 1.510 millones de euros, aunque la cifra no sorprende teniendo en cuenta el proceso de ajuste y desinversiones que viene acometiendo la ingeniería. La multinacional andaluza está registrando pérdidas históricas –alcanzaban los 7.629 millones de euros en 2016– derivadas de su proceso de saneamiento y plan de reestructuración.

Distinto ha sido el caso de Atlantic Copper, que ha rebajado un 7% su facturación hasta los 1.658 millones de euros, pero debido al desplome en 2016 del precio del cobre, que es un driver directo de la minería. Lo cierto es que la fundición, con sede en Huelva, obtuvo el pasado año récords en producción, un resultado neto de 41 millones de euros (+8%) y un margen operativo de 94 millones, gracias al impacto positivo de los márgenes de refino, a un tipo de cambio estable y al abaratamiento de la energía.

Lo mismo le ha ocurrido a la siderúrgica Acerinox, que a pesar de la mayor producción ha visto en 2016 bajar su facturación en Andalucía un 9,3% debido fundamentalmente al abaratamiento del acero.

Buen ejercicio para la industria aeronáutica andaluza, que a pesar de las tensiones por la evolución del mercado, ya factura más de 2.300 millones de euros. El pasado año, crecieron sus principales empresas, como son Airbus Operations (+13%), GD Santa Bárbara Sistemas (+44,1), Alestis (+23,1%) o Carbures Group (+9,5%). Sin embargo, Airbus Defence & Space retrocedió (-8,5%) debido a los problemas industriales y comerciales del avión de transporte militar A400M y a otros elementos no recurrentes como el desajuste de los pagos en dólares.

Empresas de la industria del automóvil también registran buenos datos, como Valeo o Grupo Premo, que crecen un 22 y un 20% respectivamente. Y en otros segmentos destacan, asimismo, los crecimientos de Bio-oils Huelva (+34,17%), Minas de Aguas Teñidas (+55,8%), Insersa (+19%) o Grupo Ezentis (+4,3%). Pisan el freno otras industrias como Bester Generación (-38,5%), Siderúrgica Sevillana (-14%), Sotrafa (-8,9%) o Cobre las Cruces (-9%).

AlimentaciónMás empresas
Todo lo expuesto refrenda que la empresa andaluza ha tirado en 2016 del carro de la recuperación económica y del empleo, encaminando la salida de la crisis, como lo viene haciendo desde 2014, y a pesar de los diversos procesos electorales, el gobierno en funciones y las desavenencias políticas.

En este contexto, el pasado a–o se crearon en nuestra Comunidad 16.687 sociedades mercantiles (+5%) –según la Estadística sobre Sociedades Mercantiles en Andalucía elaborada por el INE–, que desembolsaron en capital más de 712 millones de euros (+4,4%). También hay que decir que en el conjunto de año se extinguieron 3.191 sociedades, un 9,4% más que en 2015, siendo Andalucía una de las comunidades con más disoluciones en 2016. A estas cifras hay que sumar las altas de nuevos autónomos: 8.997 en 2016, lo que significa que uno de cada tres nuevos emprendedores en España (26.212) es andaluz.

Asimismo, los concursos de acreedores por parte de sociedades mercantiles cayeron un 18% en Andalucía en los primeros 11 meses, hasta los 412 concursos, según los datos procesados por la agencia de rating Axesor. En este sentido, hay que apuntar que a finales de año la empresa sevillana de calzado y complementos Mary Paz anunciaba su salida del concurso de acreedores, antes de lo previsto, gracias al apoyo de cerca del 70% de sus acreedores. La firma prevé triplicar su negocio hasta los 300 millones de euros en cinco años con el apoyo del fondo Black Toro Capital. Los acreedores firmantes suman 67 millones de una deuda total de 95,7 millones de euros. La expansión internacional será clave en su nuevo plan estratégico.