Andalucía Económica

Wardiam, la tecnología andaluza que revoluciona la seguridad gracias al control de los campos magnéticos

La empresa sevillana Ontech crea una alarma doméstica que permite diferenciar entre personas, animales y objetos y que reduce los falsos avisos casi al 0%. La innovadora tecnología CMC también puede aplicarse a sectores como la robótica, automoción o defensa. Entre otros galardones, ha conseguido el primer premio en la ISC West de Las Vegas y el Premio Andalucía Excelente 2016.

18 octubre 2016
 

Wardiam es el nombre de una innovadora tecnología de Campos Magnéticos Controlados (CMC) que ha desarrollado la empresa sevillana Ontech y que está revolucionando el sector de la seguridad a nivel mundial gracias, entre otras características, a su capacidad para discriminar entre personas, animales y objetos.

Sevilla. 18.10.2016. El consejero de innovación José Maldonado visita las instalaciones de la empresa OMTEC, que ha ganado en las Vegas El primer premio a la mejor tecnología de seguridad, en el parque industrial empresarial Aeropolis. Fotos: Pepe Ortega. Archsev

Sevilla. 18.10.2016. El consejero de innovación José Maldonado visita las instalaciones de la empresa OMTEC, que ha ganado en las Vegas El primer premio a la mejor tecnología de seguridad, en el parque industrial empresarial Aeropolis. Fotos: Pepe Ortega. Archsev

Sevilla. 18.10.2016. El consejero de innovación José Maldonado visita las instalaciones de la empresa OMTEC, que ha ganado en las Vegas El primer premio a la mejor tecnología de seguridad, en el parque industrial empresarial Aeropolis. Fotos: Pepe Ortega. Archsev

Sevilla. 18.10.2016. El consejero de innovación José Maldonado visita las instalaciones de la empresa OMTEC, que ha ganado en las Vegas El primer premio a la mejor tecnología de seguridad, en el parque industrial empresarial Aeropolis. Fotos: Pepe Ortega. Archsev

Patentada a nivel internacional, la tecnología CMC ha supuesto una innovación disruptiva en el campo de la seguridad, ya que actúa de forma preventiva detectando a la persona extraña antes de que se produzca la posible intrusión. Además, permite mantener los sistemas de detección siempre activados, incluso cuando los usuarios de la vivienda están dentro, y detecta e informa del uso fraudulento de inhibidores en todas sus comunicaciones inalámbricas.

En el ámbito de la seguridad doméstica, para el que Ontech ha creado Wardiam Home, este aspecto es muy relevante ya que, como señala Juan Aponte, CEO de la compañía y descubridor de la tecnología CMC, “no es lógico que cuando llegamos a casa, que es cuando más protección necesitamos, desconectemos total o parcialmente la alarma”.

Ha sido precisamente el carácter preventivo y discriminativo de esta tecnología el que le ha valido el reconocimiento internacional en la mayor feria de seguridad que se celebra en el mundo, la ISC West 2016 de Las Vegas (EEUU). Allí se ha alzado con el premio a la mejor tecnología en la categoría Best in Intrusion Detection and Prevention Solution (Mejor producto para detección de intrusiones y soluciones preventivas) compitiendo con grandes compañías como ADT, Bosch, United Technologies, Samsung, Honeywell o Tyco. También ha sido distinguida en los Premios Andalucía Excelente 2016.

Una tecnología, múltiples aplicaciones
Los avances conseguidos por Ontech en el control, gestión y medición de los campos magnéticos y electrostáticos han servido a la compañía para desarrollar, desde su sede en el Parque Tecnológico Aeroespacial Aerópolis (en La Rinconada, Sevilla), su propia tecnología con un alto componente innovador.

De hecho, gracias a ese proceso de investigación, está estudiando el desarrollo de otros productos como Wardiam Robot y Wardiam Perimeter, destinados a la seguridad industrial y perimetral, respectivamente. El primero posibilita la creación de auténticos espacios colaborativos entre máquinas y seres humanos, aumentando así la productividad en los procesos con total seguridad y, el segundo, está orientado a la protección y seguridad en las grandes infraestructuras mediante el uso de una red de sensores de tecnología CMC.

Además, dadas las múltiples posibilidades que puede tener esta tecnología de control de campos magnéticos de baja intensidad, Ontech continúa investigando líneas verticales de uso y ha patentado ya 20 aplicaciones para el ámbito comercial y el profesional. Entre ellas, destacan las destinadas a mejorar la seguridad en ascensores (control de puertas y detección de cuerpos inertes) o en el sector de la automoción.

Para Isidoro Sánchez Tejado, presidente y co-fundador de esta empresa tecnológica, este es el mayor reto al que Ontech se enfrenta, el de seguir desarrollando productos con una tecnología “cuyo carácter completamente innovador y diferenciador hace que, en la actualidad, sólo vislumbremos aún algunas de sus aplicaciones más evidentes, como son la seguridad doméstica o la industrial”.

Ontech fue fundada hace cuatro años y, en la actualidad, cuenta con más de 30 trabajadores, ingenieros en su mayoría. Su objetivo a corto y medio plazo es el de seguir desarrollando aplicaciones con la tecnología CMC y, sobre todo, avanzar en sus aspectos diferenciadores como compañía tecnología de primer nivel: la innovación, el desarrollo de patentes internacionales, el diseño y fabricación de productos propios, la escalabilidad en todas sus líneas de negocio y contar con un equipo humano altamente cualificado.