Andalucía Económica

El Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz incorpora un quirófano híbrido para procedimientos endovasculares

Se trata de una sala híbrida que se puede utilizar como sala de hemodinámica y quirófano, proporcionando mayor confort y seguridad a pacientes y profesionales. Cuenta con la tecnología más avanzada para procedimientos endovasculares mínimamente invasivos, destacando una mejor calidad de imagen y menores dosis de radiación, entre otros aspectos.

23 diciembre 2015
 

El Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz se ha convertido en el primer hospital de la sanidad privada sevillana en incorporar un quirófano híbrido para procedimientos endovasculares mínimamente invasivos, integrado en el bloque quirúrgico del hospital. “Disponemos de un equipo puntero que permite realizar procedimientos complejos. Al tratarse de un quirófano híbrido, podemos realizar procedimientos endovasculares y, en el mismo acto, complementarlos o ayudarlos con cirugía abierta, con todas las comodidades”, explica el cardiólogo y cirujano cardiovascular, doctor Mariano García de la Borbolla.

quirofanohibridoviamedsantaangela_1_original

p3equipohemodinamica_1_original

El quirófano híbrido proporciona al paciente mayor confort, evitará complicadas intervenciones y duros postoperatorios. “Debido a la mayor calidad de las pruebas, los diagnósticos resultantes serán mejores. Ello hace que la cantidad de contraste inyectada al paciente cuando se requiera en estas pruebas, es menor que en las pruebas realizadas hasta ahora”, apunta el especialista.

Entre las patologías que se abordarán en el nuevo quirófano híbrido del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz destaca por su prevalencia el intervencionismo percutáneo coronario (realizar una angioplastia o poner un stent) en una obstrucción de las arterias del corazón. “Tenemos un equipo humano y técnico con capacidad para tratar todo tipo de problemas vasculares desde las arterias del cuello hasta las arterias del pie, que es lo que de forma global se denomina intervencionismo endovascular periférico”, explica el doctor García de la Borbolla.

Asimismo, en el nuevo quirófano híbrido –agrega–, “podremos implantar válvulas cardiacas por punción inguinal, lo cual es un gran avance, y que se practican a pacientes de alto riesgo que, por su patología asociada, no soportarían una intervención de cirugía cardiaca abierta clásica”. En aquellos casos en los que no se pueda realizar un procedimiento endovascular y sea necesario una cirugía abierta, “podemos intervenir y, en el mismo acto, realizar un control angiográfico (cateterismo). Posteriormente, mediante un contraste que inyectamos, vemos cómo ha quedado resuelto”.

En la nueva sala del Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz también se implantarán endoprótesis para resolver aneurismas de aorta abdominal, torácica y ramas de la aorta. “Nuestro grupo es pionero en la sanidad privada andaluza en realizar este tipo de procedimientos mediante dos punciones en las ingles (sin necesidad de exponer la arteria a cirugía)”, apunta el doctor García de la Borbolla.

Otros proyectos que van a comenzar su andadura en el Hospital sevillano son el tratamiento de la congestión pélvica en la mujer (varices internas), o tratamiento percutáneo de miomas. Asimismo, el paciente con arritmias cardiacas también se podrá beneficiar de esta nueva instalación. La nueva sala ofrece el entorno idóneo para la realización de estudios electrofisiológicos e incorporará las herramientas más avanzadas para el tratamiento con catéter de las arritmias complejas.

Tecnología avanzada
El nuevo sistema de hemodinámica implantado en el Hospital Viamed Santa Ángela de la Cruz cuenta con la tecnología más avanzada en lo que a tubos de rayos X y detectores de imagen se refiere, y permite llevar a cabo las técnicas más avanzadas, con la mejor calidad de imagen y menores dosis de radiación tanto para pacientes como para profesionales.

El doctor Mariano García de la Borbolla califica a la nueva tecnología como “un ‘Ferrari’ del intervencionismo”, y subraya que “el intervencionismo ha avanzado muchísimo. Cada vez se pueden tratar lesiones más complejas, tanto cardiacas, como vasculares. Esto que permite ‘evitar’ procedimientos agresivos, principalmente en enfermos de alto riesgo”, concluye.